El Estado de Excepción terminó en Ecuador, y Guayaquil pasó una de las épocas más fuertes de su historia, desde muertos en sus calles, hasta contenedores llenos de cadáveres.
La alcaldesa, Cynthia Viteri, comandó el frente de batalla contra la pandemia desde el primer momento, pero eso sí, tuvo sus altos y bajos. Desde la comparación con “Hiroshima”, hasta el cierra abrupto y casi cinematográfico del aeropuerto José Joaquin de Olmedo y el muy “sospechoso” contagio de Covid, fueron parte del inicio de este show.

Viteri al muy buen estilo Social Cristiano comenzó a mover masas con sus recorridos, conduciendo maquinaria pesada y atendiendo emergencias mientras se transportaba en un jeep verde militar al muy estilo de ‘Sarah Connor’. Pero lo que hizo con la mano lo borró con el codo, la ciudad que llegó a ser ejemplo internacional por el manejo de la pandemia enfrenta otra crisis, la re activación económica.

Son cientos de miles los Guayaquileños que están “rebuscándose” el día y necesitan salir, movilizarse por la ciudad, pero se han encontrado con la sorpresa que las nuevas ordenanzas Municipales, después del Estado de Excepción, en cuanto a la movilidad siguen siendo férreas.
La Agencia Municipal de Transito ATM, dispuso que se mantenga la restricción vehicular por números de placa, decisión que no les gustó mucho a los ciudadanos. Pero eso no fue todo, días después, y en medio de la presentación del plan “Más Seguridad”, Cinthya anunciaba la restricción para movilizarse en moto a dos personas, desde las 19:00 hasta las 6:00, otra decisión que ponía las cosas más calientes, lo gracioso de todo esto, es que esta ley de prohibición a las motos, que es para supuestamente reducir el índice delincuencial y los sicariatos en la ciudad, ya se había firmado hace seis meses, sí, seis meses atrás, en marzo del 2020, la ATM anunciaba esta ordenanza.
Ahora, después de la presión ciudadana, el Gerente de la ATM el Vicente Taiano informó en su cuenta de tiwtter que la decisión de las placas será revertida, y el próximo 21 de septiembre sabremos si es merengue o no es merengue…

La pregunta a todo esto es, ¿se acordará la alcaldesa que ya se vienen elecciones?, el PSC, que está visiblemente golpeado, después de la salida visible de su ícono, Jaime Nebot, y el rotundo fracaso por poner un presidenciable en las papeletas de las próximas elecciones, necesita que Guayaquil, su sede, su castillo, su fuerte de batalla, no termine en manos de otro partido, o será la hecatombe. Es momento de frenar el fotógrafo, de parar los filtros en Instagram y ver la realidad de una ciudad que ya dejó de ser la que más masa votante tenía en Ecuador, una realidad que evidencia que necesitamos que nuestro líder haga eso, liderar, y deje de tomar decisiones a la ligera, esto de pongo una ley hoy, mañana pongo otra igual, y pasado las tumbo solo porque sí, demuestra solo falta de planificación.

Esa es la opinión del Opinante, ¿usted qué opina?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *